Aparato digestivo

   20/04/2010    Comentarios desactivados en Aparato digestivo

aparato digestivo

El aparato digestivo humano es una compleja serie de órganos y glándulas que básicamente procesan alimentos. Para poder utilizar los alimentos que comemos, nuestro cuerpo tiene que romper el alimento en moléculas más pequeñas para que se puedan procesar.El aparato digestivo es esencialmente un largo tubo que va desde la boca hasta el ano, al que se unen los órganos anexos como el hígado y el páncreas, que producen o almacenan sustancias químicas digestivas.

El proceso digestivo

La boca: El proceso digestivo comienza en la boca. La comida es parcialmente rota por el proceso de la masticación y por la acción química de las enzimas salivales.

El esófago: Después de haber sido masticado y tragado, el alimento entra en el esófago. El esófago es un tubo largo que va desde la boca hasta el estómago. Utiliza rítmicos, movimientos musculares en forma de ondas (llamada peristalsis), para obligar a los alimentos a ir hasta el estómago. Este movimiento muscular nos da la capacidad de comer o beber, incluso cuando estamos al revés.

El estómago: El estómago es un órgano grande, que revuelve y tritura la comida con un ácido muy fuerte (ácido gástrico).

El intestino delgado: Después de estar en el estómago, el alimento entra en el duodeno, la primera parte del intestino delgado. A continuación, entra en el yeyuno y el íleon a continuación (la parte final del intestino delgado). En el intestino delgado, la  bilis  producida en el hígado y almacenada en la vesícula biliar y las enzimas ayudan en la digesto-absorción de los alimentos.

El intestino grueso: Después de pasar por el intestino delgado, la comida pasa al intestino grueso. En el intestino grueso, la mayor parte del agua se absorbe. Muchas bacterias ayudan en el intestino grueso en el proceso de la digestión.

Recto y Ano: El final del proceso es cuando los alimentos se almacenan en la ampolla  rectal hasta que se excretan a través del ano.

¿Cómo se digieren los alimentos?

La digestión consiste en mezclar los alimentos con los jugos digestivos, desplazándola a través del tracto digestivo, y rompiendo las moléculas grandes de alimento en moléculas más pequeñas. La digestión comienza en la boca, al masticar y tragar, y se completa en el intestino delgado.

Absorción y transporte de nutrientes

La mayoría de las moléculas de los alimentos digeridos, así como el agua y los minerales, son absorbidos por el intestino delgado. La mucosa del intestino delgado contiene muchos pliegues que están cubiertos con pequeñas proyecciones digitiformes llamadas vellosidades. A su vez, las vellosidades están cubiertas de proyecciones microscópicas llamadas micro vellosidades. Estas estructuras crean una gran área de superficie a través del cual los nutrientes pueden ser absorbidos. Las células especializadas permiten absorber los materiales para cruzar la mucosa hacia la sangre, donde son llevados en el torrente sanguíneo a otras partes del cuerpo para su almacenamiento o el cambio químico. Esta parte del proceso varía con los diferentes tipos de nutrientes.

Los hidratos de carbono: Los hidratos de carbono digeribles son el almidón y el azúcar.  El almidón es digerido en dos pasos. En primer lugar, una enzima de la saliva y del jugo pancreático (amilasa salival \ pancreática)  rompen el almidón en moléculas llamadas maltosa. A continuación, una enzima en el revestimiento del intestino delgado divide la maltosa en moléculas de glucosa para que pueda ser absorbido en la sangre.

La fibra: Es digerible y se mueve a través del tracto digestivo sin ser descompuesta por las enzimas. Muchos alimentos contienen fibra soluble e insoluble. La fibra soluble se disuelve fácilmente en agua y adquiere una consistencia blanda y gelatinosa en los intestinos. La fibra insoluble, por el contrario, pasan sin cambios esenciales a través de los intestinos.

Proteínas: Los alimentos tales como carne, huevos y frijoles están formados por moléculas gigantes de proteínas que deben ser digeridas por enzimas antes de que puedan ser utilizados para construir y reparar los tejidos del cuerpo. Estas moléculas pequeñas (aminoácidos) pueden ser absorbidas por el intestino delgado hacia la sangre y luego ser llevadas a todas las partes del cuerpo.

Grasas. Las moléculas de grasa son una rica fuente de energía para el cuerpo. El primer paso en la digestión de una grasa es que se disuelva en el contenido acuoso del intestino. Los ácidos biliares producidos por el hígado disuelven la grasa en pequeñas gotas (micelas) así permiten que las enzimas pancreáticas e intestinales rompan las moléculas grandes en otras más pequeñas de grasa. Al contrario que otras sustancias, las grasas pasan a los vasos linfáticos.

Vitaminas. Otra parte vital de alimentos que se absorbe a través del intestino delgado son vitaminas. Los dos tipos de vitaminas se clasifican por el fluido en el que se pueden disolver: vitaminas hidrosolubles (todas las vitaminas B y vitamina C) y vitaminas liposolubles (vitaminas A, D, E y K).