YaSalud

cereales integrales

Los cereales integrales son los granos de cereales que contienen el germen, endospermo y el salvado, en contraste con los cereales molidos, que retienen sólo el endospermo. Esto provoca que la mayor parte del valor del grano desaparezca, ya que de sus tres capas, el salvado y el germen son los que contienen la concentración más alta de nutrientes.

Los cereales integrales más comunes son de:

  • Trigo
  • Avena
  • Cebada
  • Maíz
  • Centeno

Como identificar cereales integrales

Los cereales integrales pueden ser identificados por la lista de ingredientes. Normalmente, en listas aparece como “trigo integral”, “integral” o “maíz entero” como descripción importante.

Por otra parte, términos tales como “enriquecido” y “mejorados”, entre otros, podría indicar que el alimento carece de cereal integral. Los Cereales integrales son más saludables que sus contrapartes “enriquecidas”.

“Harina de trigo” en lugar de “harina de trigo integral” o “trigo de harina integral”  no es un indicador claro del contenido integral del producto.

Si dos ingredientes aparecen como productos de grano (trigo y centeno, etc), pero sólo el segundo aparece como integral, todo el producto puede contener entre 1% y el 49% de cereal integral, o sea menos de la mitad. Por ejemplo, en Canadá, es ilegal hacer publicidad de cualquier producto alimenticio como “Integral” con menos de 70%.

Contrariamente a la creencia popular, la fibra no es indicativa de cereales integrales. La cantidad de fibra varía de grano a grano, y en algunos productos puede estar casi ausente.

Salud y cereales integrales

El consumo de granos enteros se encuentra asociado con menores concentraciones de glicemia en ayunas.

Este efecto es notablemente más pronunciado entre los sujetos obesos  lo que sugiere el consumo de granos enteros es un componente importante de la reducción de los factores de riesgo para la diabetes tipo II.

El consumo de los granos enteros también se ha relacionado consistentemente con una disminución significativa de los factores de riesgo de enfermedad cardiovascular. El regular consumo de cereales integrales reduce el LDL y triglicéridos, lo que contribuye a enfermedades coronarias.

Además, el consumo de cereales integrales está inversamente relacionado con la hipertensión.

Comentarios cerrados.