Exámenes necesarios antes de una Cirugía Refractiva







¿Qué tipo de examen has de pasar antes de someterte a una cirugía refractiva para decir adiós a las gafas?

Quizás te estés planteando despedirte de una vez por todas de las dichosas gafas, y ya andes en esa primerísima fase de recopilación de información que inevitablemente casi todos realizamos a través de internet. Una búsqueda que, por cierto, te ha dejado a las puertas de este artículo donde vamos a explicarte en qué consiste la cirugía refractiva y qué tipo de problemas puedes solucionar gracias a ella.

Cirugía Refractiva

Ilustración de Cirugía Refractiva

De esta manera, este tipo de operaciones, que habitualmente se realizan con la técnica Lasik, se acometen para librar a nuestros ojos del astigmatismo, la hipermetropía o la miopía. Sin ir más lejos, esta última se ha hecho más que presente en nuestras vidas dado que un 25% de la población ya es miope. Es decir, más de once millones y medio de españoles.

Por lo tanto, no nos extraña nada que ahora estés recabando la máxima información posible sobre un problema que está muy extendido.
Así, si tu intención es operarte has de saber que antes de la cirugía te examinarán los profesionales del centro escogido para la operación con el fin de averiguar si eres un buen candidato a la intervención.

Condiciones para la operación

Si quieres operarte, deberás ser evaluado para saber si reúnes las condiciones para ello. De modo que permanece atento, pues quizás tengas que postergar un tiempo la operación.

  • El paciente ha de ser mayor de edad.
  • Tener una graduación estable. Por lo tanto, debes acumular al menos un año ‘sin novedad en el frente’ en la graduación de tus ojos.
  • No es posible para aquellas personas con una graduación elevada o cuya graduación no sea corregible con cirugía láser debido a las particularidades de su córnea.
    Gozar de una buena salud ocular.
  • No se pueden operar las mujeres embarazadas o en período de lactancia dado que los medicamentos administrados durante el post-operatorio pueden llegar a la leche materna.
  • Otras consideraciones por parte del especialista.

¿En qué consiste la primera consulta pre-operatoria?

A la consulta deberás acudir acompañado (pues al dilatar las pupilas verás borroso durante unas horas), además de no haber usado lentillas en los días previos a ese examen. Sin embargo, no debes preocuparte dado que este examen no es nada doloroso. Por cierto, la realización de todas estas pruebas se extenderá durante una hora y media o incluso dos. Te comentamos las fases en las que consiste la primera consulta pre-operatoria, que podrás encontrar resumidas en la fuente consultada:

  • La exploración ocular, donde examinarán el estado de los anexos oculares y el iris, la córnea o el cristalino, entre otras estructuras.
  • La tonometría, cuyo propósito es medir la presión intraocular del ojo y, de paso, descartar enfermedades como el glaucoma.
  • Graduación de la vista y medida de la agudeza visual. Para no errar y ser lo más exactos posible, el oftalmólogo empleará dos mecanismos: el autorrefractor y el examen con optotipos.
  • Topografía corneal. Aquí es donde se estudia si la córnea está sana y, por lo tanto, si es posible operarla. Servirá, asimismo, para dibujar un mapa de la estructura corneal.
    Fondo de ojo. En esta parte se aborda el examen de la retina, además de otros elementos internos del ojo y para ello se utiliza el oftalmoscopio.
  • Otras pruebas adicionales que el especialista crea pertinentes realizar en cada caso concreto.

Conclusión

Lo cierto es que todas estas pruebas tranquilizan mucho al paciente que puede tener la seguridad de que se está estudiando su caso en profundidad. En este sentido, si estabas decidido a prescindir de tus gafas, probablemente este artículo habrá servido para reafirmarte en tus convicciones.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *