Grasa visceral

   05/04/2013    Comentarios desactivados en Grasa visceral

La grasa visceral o grasa abdominal, es un tipo de grasa corporal que existe en el abdomen y alrededor de los órganos internos. Todo el mundo tiene un poco, especialmente aquellos que son sedentarios, padecen estrés crónico, o mantienen dietas poco saludables.

Causas de desarrollo de la grasa visceral

La gente gana grasa abdominal por una variedad de razones, incluyendo comer muchas grasas o alimentos con alto contenido de azúcar, y mantener un estilo de vida inactivo.

No hacer ejercicio durante largos períodos de tiempo, a menudo conduce a un efecto acumulativo en el cual la gente gana más grasa abdominal rápidamente, pero un poco de ejercicio puede ser de un gran inhibidor de su desarrollo.

El estilo de vida, como la falta de sueño o estar estresado también aumentan las probabilidades de desarrollar este tipo de grasa.

Algunos estudios muestran que las personas que habitualmente sufren discriminación o acoso son propensas a desarrollar depósitos de esta grasa.

Algunas de las causas están fuera del control de la gente, el envejecimiento es un factor importante en la obtención de este tipo de grasa, ya que la gente tiende a perder masa muscular a medida que envejece, dejándolos con un mayor porcentaje de grasa corporal en general.

Esto también cambia la forma en que el cuerpo quema calorías, por lo que es más fácil ganar grasa abdominal.

Los cambios hormonales también juegan un papel importante, sobre todo en las mujeres menopáusicas.

Algunas personas también están genéticamente predispuestas a ganar grasa visceral, incluso si no tienen una gran cantidad de grasa subcutánea.

De hecho, una persona puede estar dentro de un rango de peso saludable, pero todavía tiene demasiada grasa alrededor de los órganos internos.

Efectos de la grasa visceral en la salud

La grasa visceral se asocia con una serie de efectos negativos sobre la salud, incluyendo presión arterial elevada; demencia, enfermedad cardiovascular, desequilibrios hormonales, y resistencia a la insulina, que puede conducir a la diabetes tipo 2.

Los depósitos de grasa en realidad actuan de manera similar a un órgano, y excretan sustancias que afectan a los órganos circundantes.

También está estrechamente asociada con un aumento del colesterol LDL y disminución de los niveles de colesterol HDL, así como cáncer de mama, cáncer de endometrio y cáncer colorrectal.

Perder grasa visceral

Las personas pueden reducir los depósitos de grasa visceral por una combinación de ejercicio aeróbico y cambios en la dieta.

Los investigadores recomiendan un mínimo de 30 minutos de actividad aeróbica, como caminar a paso ligero o correr por lo menos cuatro veces por semana.

Los ejercicios del estómago, como abdominales, fortalecer los músculos de la zona, el entrenamiento de resistencia, como el uso de máquinas de ejercicio, pueden ayudar con la grasa subcutánea, pero no con la grasa abdominal.

En cuanto a la dieta, un plan de alimentación basado en frutas y verduras y alimentos ricos en fibra pueden ayudar.

Como las necesidades individuales varían, lo mejor es consultar a un nutricionista cuando se trata de perder grasa visceral.