YaSalud

hambre

Toda la información sobre el Hambre

El hambre es una sensación que se experimenta cuando uno tiene una necesidad de comer. El hambre esta dado por la necesidad, y no el deseo de comer. La saciedad, a su vez, es la ausencia de hambre.
La sensación de hambre (a menudo desagradable) se origina en el hipotálamo; con la liberación de hormonas que tiene los receptores de destino en el hígado. A pesar de que en un ambiente sano los individuos pueden sobrevivir durante semanas sin ingerir alimentos, la sensación de hambre por lo general se manifiesta después de sólo unas pocas horas sin comer y es generalmente considerada como desagradable.

El hambre es también el término más comúnmente utilizado para describir la condición social de las personas que sufren de una carencia crónica de alimentos suficientes; aunque nosotros para ello preferimos el articulo “Desnutrición” y aquí por “Hambre” nos referimos a la sensación fisiológica.

“Retortijones” y sensación de hambre

Esta sensación “peor” de hambre por lo general no comenzará hasta 12 a 24 horas después de la última ingestión de alimentos. Una contracción de hambre solo dura unos 30 segundos, y los dolores continúan por alrededor de 30-45 minutos, luego desaparece por alrededor de 30-150 minutos. Las contracciones individuales se separan en un primer momento, pero son casi continuas después de un cierto período de tiempo.

Los estados emocionales (rabia, alegría, etc) pueden inhibir las contracciones de hambre. Los niveles de hambre se incrementan por la disminución de los niveles de azúcar en la sangre, y son mayores en los diabéticos; alcanzan su mayor intensidad en 3 a 4 días y puede debilitarse en los días siguientes, aunque la investigación sugiere que el hambre no desaparece nunca. Las contracciones de hambre son más intensas en las personas jóvenes y sanas que tienen altos grados de tono gastrointestinal.

Mecanismos biológicos del hambre

La fluctuación de los niveles de las hormonas Leptina y Grelina resultan en la motivación de un organismo a consumir alimentos. Cuando un organismo come, los adipocitos desencadenan la liberación de la Leptina en el cuerpo. El aumento de los niveles de Leptina reduce la motivación para comer.
Después de horas de no consumir, los niveles de Leptina caen significativamente. Estos bajos niveles de Leptina causan la liberación de una hormona secundaria, la Grelina, que a su vez reinicia la sensación de hambre.

Comentarios cerrados.