YaSalud

Movimientos peristalticos

Los movimientos peristalticos consisten en contracciones radialmente simétricas y en la relajación de los músculos que se propagan en una ola hacia abajo en el tubo muscular, de forma anterógrada.

En gran parte del tracto gastrointestinal, los músculos se contraen en suave en secuencia para producir una onda peristáltica que obliga a una bola de comida a movilizarse a lo largo del tracto gastrointestinal.

El movimiento peristáltico es iniciado por los músculos lisos circulares que se contraen detrás del material masticado para evitar que regrese a la boca, seguido por una contracción de los músculos lisos longitudinales que empuja el alimento digerido hacia adelante.

Movimientos peristalticos en el esófago

Después de masticar en un bolo, este se traga y se mueve a través del esófago. Los músculos lisos se contraen detrás del bolo para evitar que regrese de nuevo a la boca.

Este proceso funciona sólo en una dirección y su único objetivo es mover alimento desde la boca hasta el estómago.

En el esófago, ocurren dos tipos de peristalsis.

En primer lugar, hay una onda peristáltica primaria, que ocurre cuando el bolo entra en el esófago durante la deglución. La onda peristáltica primaria hace que el bolo pase el esófago hasta llegar al estómago en una ola que dura unos 8-9 segundos.

La onda se desplaza hacia el estómago, incluso si el bolo de alimento desciende a una velocidad mayor que la onda en sí misma, y continuará incluso si por alguna razón el bolo se atasca más arriba en el esófago.

En el caso de que el bolo se atasque o se mueve más lento que la onda primaria peristáltica (como puede suceder cuando esta poco lubricado), los receptores de estiramiento en el revestimiento del esófago estimulan una respuesta refleja local que causa una onda peristáltica secundaria alrededor del bolo, que continuará indefinidamente hasta que el bolo entra en el estómago.

Movimientos peristalticos en el intestino delgado

Una vez procesado y digerido por el estómago, el quimo lechoso se exprime a través del esfínter pilórico en el intestino delgado. Una vez pasado el estómago, una onda peristáltica típica sólo durará unos segundos, viajando a unos pocos centímetros por segundo.

Su finalidad principal es la de mezclar el quimo en el intestino en lugar de hacer que avance en el intestino. A través de este proceso de digestión y mezclado continuo, el quimo gradualmente se abre camino a través del intestino delgado al intestino grueso mediante movimientos peristalticos.

Comentarios cerrados.