Resistina

   06/03/2013    Comentarios desactivados en Resistina






La resistina también conocida como factor de secreción específico de tejido adiposo es una proteína rica en cisteína.

Resistina y su relación con afecciones a la salud

La resistina es una citoquina cuyo papel fisiológico ha sido objeto de mucha controversia en cuanto a su relación con la obesidad y la diabetes mellitus tipo II.

La resistina se ha demostrado que causa “altos niveles de colesterol” malo “, aumentando el riesgo de enfermedades del corazón, aumentaría la producción de LDL en las células del hígado humano y degradaria los receptores de LDL en el hígado.

Como resultado, el hígado es menos capaz de eliminar colesterol “malo” del cuerpo.

La resistina acelera la acumulación de LDL en las arterias, impactando de manera adversa los efectos de las estatinas, el principal fármaco reductor del colesterol utilizado en el tratamiento y prevención de enfermedades cardiovasculares.

Descubrimiento de la resistina

La resistina fue descubierta en 2001 por el grupo del Dr. Mitchell A. Lazar de la Escuela Universitaria de Medicina de Pennsylvania.

Se llamaba “resistina” debido a la resistencia a la insulina observada en los ratones inyectados con la resistina.

Se encontró que la resistina se produce y libera a partir de tejido adiposo para servir a las funciones endocrinas probablemente implicadas en la resistencia a la insulina.

Esta idea se deriva principalmente de estudios que demuestran que los niveles séricos de resistina aumentan con la obesidad en varios sistemas modelo (seres humanos, ratas y ratones).

Desde estas observaciones, la investigación adicional ha vinculado resistina a otros sistemas fisiológicos tales como la inflamación y la homeostasis energética.

La obesidad y la resistencia a la insulina

Los argumentos a favor

Existen estudios que muestran una fuerte correlación entre la resistina y la obesidad.

Se ha concluido que los aumentos de resistina son responsables de la resistencia a la insulina que parece estar asociado con aumento de la adiposidad.

Muchos investigadores han encontrado una correlación positiva entre los niveles de resistina y la resistencia a la insulina.

Este descubrimiento es aún más autentificado por estudios que confirman una correlación directa entre niveles de resistina y sujetos con diabetes tipo 2.

Argumentos en contra

Hay un número cada vez mayor de estudios que presentan evidencias contradictorias.

Estos estudios encontraron una disminución significativa de las concentraciones séricas de la resistina con aumento de la adiposidad, lo que sugiere que no sólo la resistina es regulada a la baja en los sujetos obesos, sino que también se presenta como un candidato poco probable para vincular la obesidad a diabetes tipo 2.

La idea de que la resistina vincula la obesidad con la diabetes de tipo 2 está ahora bajo mayor escrutinio, ya que las investigaciones recientes han confirmado una expresión bastante amplia de resistina en muchos tejidos en lugar de los característicos sólo de la obesidad, tales como adipocitos.