YaSalud

síndrome de abstinencia al alcohol
El síndrome de abstinencia al alcohol es el conjunto de síntomas que se observan cuando una persona reduce o detiene el consumo de alcohol después de períodos prolongados de ingesta de alcohol.

El abuso excesivo de alcohol conduce a la tolerancia, dependencia física, y un síndrome de abstinencia alcohólica. El síndrome de abstinencia se debe principalmente a que el sistema nervioso central está en un estado de hiper-excitación. A diferencia de la mayoría de las retiradas de otras drogas, el síndrome de abstinencia al alcohol puede ser fatal.

Características del síndrome de abstinencia al alcohol:

Los sedantes e hipnóticos, como el alcohol son bien conocidos por su propensión a inducir dependencia fisiológica. La abstinencia alcohólica se produce como resultado de la neuro-adaptación derivada de la exposición crónica al alcohol. El síndrome de abstinencia al alcohol se produce ante la disminución de los niveles en sangre de alcohol, que pueden ser aliviados por la reintroducción del alcohol.
Síntomas del síndrome de abstinencia al alcohol
La gravedad del síndrome de abstinencia al alcohol puede variar desde síntomas leves, tales como alteraciones leves del sueño y la ansiedad a ser potencialmente mortal con delirio, alucinaciones visuales y convulsiones (Delirium Tremens). Estos síntomas aparecen característicamente al despertar, debido a la caída en la concentración de alcohol en la sangre durante el sueño [4] La gravedad de la abstinencia del alcohol depende de varios factores incluyendo la edad, la genética, y, sobre todo, el grado de consumo de alcohol y el tiempo que el individuo ha abusado del alcohol. Los principales síntomas comprenden.

 

  • Alucinacion alcohólica
  • Anorexia
  • Ataques de pánico
  • Catatonía
  • Confusión
  • Delirium tremens
  • Depresión
  • Desrealización
  • Diaforesis
  • Diarrea
  • Euforia
  • Miedo
  • Náuseas y vómitos
  • Palpitaciones
  • Psicosis

 

Tratamiento del síndrome de abstinencia al alcohol

 
Benzodiazepinas

Las benzodiazepinas como el diazepam o lorazepam, son la droga más comúnmente utilizada para el tratamiento de la abstinencia de alcohol y generalmente son seguros y eficaces en la supresión de signos de abstinencia alcohólica. Las benzodiazepinas sólo debe utilizarse a corto plazo ya que se corre el riesgo de reemplazar la adicción con la dependencia de benzodiazepinas o, peor aún añadiendo una adicción más. Además, tiene que haber vigilancia estrecha ya que la combinación de benzodiazepinas y alcohol puede amplificar los efectos psicológicos adversos causando efectos depresivos sobre el estado de ánimo.
Antipsicóticos

Los agentes antipsicóticos como el haloperidol se utilizan a veces para la abstinencia de alcohol como un complemento a las medidas de primera línea como las benzodiazepinas para controlar la agitación o psicosis.

Anticonvulsivos

Cierta evidencia indica que el topiramato, la carbamazepina y otros anticonvulsivantes son efectivos en el tratamiento de la abstinencia del alcohol sin embargo, la investigación es limitada en el síndrome de abstinencia al alcohol.

 

Comentarios cerrados.