Síndrome de piernas inquietas

Like comments off

Síndrome de las Piernas inquietas

 

Todo sobre el síndrome de piernas inquietas

El síndrome de piernas inquietas o síndrome de Wittmaack-Ekbom es un trastorno neurológico caracterizado por una necesidad irresistible de mover el cuerpo para así detener supuestas sensaciones incómodas.

Más comúnmente afecta a las piernas, pero puede afectar los brazos, el torso e incluso los miembros fantasmas.

Se puede comparar con un picor o cosquilleo en los músculos. Las sensaciones suelen comenzar o intensificarse durante la vigilia tranquila, durante el descanso, leyendo, estudiando o tratando de dormir. Existen algunas controversias en la comercialización de tratamientos farmacológicos para el síndrome de piernas inquietas. Se trata de una enfermedad que en algunas personas experimenta sólo una molestia menor y en otros grandes trastornos del sueño y alteraciones significativas en la calidad de vida.

Síntomas del síndrome de piernas inquietas (SPI)

Las sensaciones y la necesidad de avanzar pueden volver inmediatamente después de cesar un movimiento o en un momento posterior. Este síndrome puede comenzar a cualquier edad, incluso en la infancia, y es una enfermedad progresiva, para algunos, mientras que los síntomas pueden remitir en otros. En una encuesta entre los miembros de la Fundación Síndrome de Piernas Inquietas se encontró que hasta un 45% de los pacientes tuvo sus primeros síntomas antes de la edad de 20 años.

Las sensaciones son inusuales y a diferencia de otras sensaciones comunes, algunas personas tienen poca o ninguna sensación y aún así pueden tener un fuerte deseo de mover.
El movimiento por lo general trae un alivio inmediato, aunque temporal y parcial. Caminar es más común, sin embargo, el estiramiento, la yoga, la bicicleta, u otra actividad física puede aliviar los síntomas.

Al estar sentado o acostado (lectura, viaje en avión, ver la televisión) pueden accionarse las sensaciones y ganas de moverse. La severidad depende de la gravedad del SPI de la persona, el grado de tranquilidad, la duración de la inactividad, etc.
Algunos experimenten las sensaciones sólo a la hora de dormir, mientras que otros la experimentan durante todo el día y la noche. La mayoría de los enfermos experimentan los peores síntomas en la noche y es menor en la mañana.

Estos síntomas pueden dificultar el sueño para muchos pacientes y una encuesta reciente muestra la presencia de importantes dificultades durante el día como resultado de esta condición. Estos problemas van desde llegar tarde al trabajo y faltar al trabajo o eventos debido a la somnolencia.

Estas dificultades durante el día pueden traducirse en problemas de seguridad, sociales y económicos para el paciente y para la sociedad.

El SPI puede ser primario o secundario.
El SPI primario se considera idiopático o sin causa conocida, suele comenzar lentamente, antes de los 40 años de edad y puede desaparecer durante meses o incluso años. A menudo es progresiva y empeora con la edad. El SPI en niños se diagnostica a menudo como dolores de crecimiento.
El SPI secundario tiene un inicio repentino después de los 40 años de edad y puede ser diario desde el principio. Se asocia con condiciones médicas específicas o el uso de ciertos medicamentos.

Mecanismo del síndrome de piernas inquietas

La mayoría de las investigaciones sobre el mecanismo de la enfermedad del síndrome de piernas inquietas se ha centrado en el sistema de la dopamina y el hierro. Estas hipótesis se basan en la observación de que el hierro y la levodopa (una pro-droga de la dopamina que puede cruzar la barrera sangre-cerebro y se metaboliza en el cerebro en dopamina) se pueden utilizar para tratar el SPI. La levodopa es un medicamento para el tratamiento de hipodopaminérgico (bajo la dopamina), de las condiciones como la enfermedad de Parkinson.

Trastornos subyacentes al síndrome de piernas inquietas

La condición médica asociada es la deficiencia de hierro que representa el 20% de los casos de SPI. Por el contrario, el 75% de las personas con los síntomas del SPI pueden haber aumentado las reservas de hierro. Otras condiciones asociadas incluyen la vena varicosa o reflujo venoso, la deficiencia de folato, la deficiencia de magnesio, la fibromialgia, apnea del sueño, la uremia, diabetes, enfermedad de la tiroides, neuropatía periférica, enfermedad de Parkinson y ciertos trastornos autoinmunes como el síndrome de Sjögren, la enfermedad celíaca y la artritis reumatoide .

Algunos medicamentos pueden causar o empeorar el SPI, entre ellos: algunos antieméticos (los dopaminérgicos), ciertos antihistamínicos (a menudo en medicamentos para el resfriado de venta sin receta), muchos antidepresivos (ATC tanto viejos y nuevos ISRS), anti psicóticos y ciertos anticonvulsivantes.
Tanto el SPI primario y secundario pueden ser agravados por la cirugía de cualquier tipo.

Genética del del síndrome de piernas inquietas

Más del 60% de los casos de SPI son de tipo familiar y se heredan de forma autosómica dominante con penetrancia variable.
Nadie sabe la causa exacta del SPI.

Diagnóstico del síndrome de piernas inquietas

El diagnóstico del SPI se basa fundamentalmente en una buena historia clínica y exploración física. El registro del sueño en un laboratorio (polisomnografía) no es necesario para el diagnóstico, los calambres, la neuropatía periférica, radiculopatía y la pierna deben ser considerados en el diagnóstico diferencial. La evaluación Doppler del sistema vascular es fundamental en todos los casos para descartar trastornos venosos, que es una causa común de SPI.

Tratamiento del síndrome de piernas inquietas

El tratamiento del síndrome de piernas inquietas consiste en identificar la causa de los síntomas cuando sea posible. El proceso de tratamiento está diseñado para reducir los síntomas. Mejorar la calidad de vida es otro de los objetivos en el tratamiento. Esto significa mejorar la calidad de vida en general, la disminución de somnolencia diurna, y la mejora de la calidad del sueño. Todos estos objetivos son atendidos a través de terapias no farmacológicas y farmacológicas. Los opioides para el tratamiento de casos resistentes, el pramipexol, ropinirol, y la cabergolina son preferibles a la levodopa porque la levodopa normalmente tiene un efecto rebote; sobre todo en el del síndrome de piernas inquietas avanzado.


Artículos relacionados


Sistema integumentario El sistema tegumentario está formado por la piel y los anexos o faneras. La piel es el órgano de mayor extensión en el cuerpo y consiste en una en...
Enfermedad de Hodgkin Oncología: Enfermedad de Hodgkin El linfoma de Hodgkin, antes conocido en salud como enfermedad de Hodgkin, es un cáncer del sistema linfático. E...
Tirotoxicosis  Endocrinología: TirotoxicosisAntes que nada es importante tener en cuenta que el hipertiroidismo y la tirotoxicosis no son sinónimos...
Crianza con apego ¿Que promueve la crianza con apego?La crianza con apego promueve la práctica del llamado colecho, es decir dormir con el bebé o colocar una cuña q...

Sobre el autor: Dr. Javier Romero

Doctor en Medicina General, egresado de la Facultad de Medicina de UNAM (México), comparte noticias de medicina, así como consejos de salud para ayudar a mejorar la salud de quienes consultan nuestra web.
error: Content is protected !!