Anemia aplasica

   11/07/2012    Comentarios desactivados en Anemia aplasica

Anemia aplasica

Anemia aplasica

La anemia aplasica es una enfermedad donde la médula ósea no produce suficientes células nuevas para reponer las células de la sangre.

La condición, como su nombre lo indica, implica tanto la aplasia y anemia.

Por lo general, la anemia se refiere a los bajos niveles de glóbulos rojos, pero los pacientes con anemia aplásica tienen recuentos más bajos de los tres tipos de células sanguíneas: glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas.

Signos y síntomas de la Anemia aplasica

Produce malestar general, palidez y síntomas asociados, tales como palpitaciones.

También provoca trombocitopenia (recuento bajo de plaquetas), lo que lleva a un mayor riesgo de hemorragia, hematomas y petequias; Leucopenia (bajo recuento de glóbulos blancos), lo que lleva a un mayor riesgo de infección; Y reticulocitopenia (recuento bajo de reticulocitos).

Causas de la Anemia aplasica

En muchos casos se considera idiopática (sin causa conocida), pero una causa conocida es un trastorno autoinmune en el que las células blancas atacan la médula ósea.

La anemia aplásica también se asocia con la exposición a toxinas como el benceno, o con el uso de ciertos medicamentos, como cloranfenicol, felbamato carbamazepina, fenitoína, la quinina, y la fenilbutazona.

La exposición a radiación ionizante a partir de materiales radiactivos o dispositivos productores de radiación también está asociada con el desarrollo de la anemia aplásica.

La anemia aplásica se presenta hasta en un 2% de los pacientes con hepatitis viral aguda.

También puede ser resultado de la infección por parvovirus. Este causa el cese completo de la producción de glóbulos rojos. En la mayoría de los casos, esto pasa desapercibido, ya que los glóbulos rojos viven hasta 180 días, y la caída de la producción no afecta significativamente el número total de glóbulos rojos circulantes. En las personas con condiciones en las que las células mueren temprano (como la enfermedad de células falciformes), sin embargo, la infección por parvovirus puede conducir a una anemia severa.

Tratamiento de la Anemia aplasica

El tratamiento de la inmunidad mediada por anemia aplásica implica la supresión del sistema inmune, un efecto que se consigue con la ingesta de la medicina todos los días, o, en casos más severos, con un trasplante de médula ósea.

La terapia médica de la anemia aplásica a menudo incluye un curso corto de globulina antitimocito o globulina antilinfocítica y varios meses de tratamiento con ciclosporina para modular el sistema inmunológico.

La quimioterapia leve con agentes tales como ciclofosfamida y vincristina también puede ser eficaz.

Pronóstico de la Anemia aplasica

La anemia aplásica no tratada lleva a la muerte rápida, por lo general dentro de los seis meses. En ocasiones, los casos más leves de la enfermedad se resuelven solos.

El trasplante de médula ósea de hermanos ha tenido éxito en personas jóvenes, sanas, con una tasa de supervivencia a largo plazo del 80% -90%.

Las personas mayores (que son generalmente demasiado débil para someterse a trasplantes de médula ósea) tienen tasas de supervivencia a la Anemia aplasica a cinco años, de hasta un 75%.