Medula osea

   08/03/2013    Comentarios desactivados en Medula osea

La medula osea es el tejido flexible que se encuentra en el interior de los huesos.

En los seres humanos, las células rojas de la sangre se producen en las cabezas de los huesos largos, en un proceso conocido como hematopoyesis.

El compartimento hematopoyético de la medula osea produce aproximadamente 500 mil millones de células de sangre por día.

La medula osea es también un componente clave del sistema linfático en la producción de los linfocitos que apoyan el sistema inmunológico del cuerpo.

Tipos de medula osea

Los dos tipos de medula osea son la médula osea roja, que consiste principalmente en tejido hematopoyético, y la medula osea amarilla, que se compone principalmente de células adiposas.

Los glóbulos rojos, plaquetas y glóbulos blancos surgen más en la médula roja.

Ambos tipos de medula osea contienen numerosos vasos sanguíneos y capilares.

Al nacer, toda la médula ósea es de color rojo. Con la edad, más y más de la misma se convierten en el tipo de color amarillo; sólo alrededor de la mitad de la médula ósea adulta es de color rojo.

La médula roja se encuentra principalmente en los huesos planos, tales como la pelvis, esternón, cráneo, costillas, vértebras, escápula, y en el tejido esponjoso de huesos largos tales como el fémur y el húmero.

La médula amarilla se encuentra en la cavidad medular, el interior hueco de la parte media de los huesos largos.

En los casos de pérdida severa de sangre, el cuerpo puede convertir médula amarilla de nuevo a médula roja para aumentar la producción de células sanguíneas.

Enfermedades de la medula osea

La arquitectura de la medula osea normal puede ser dañada por anemia aplásica, cánceres tales como mieloma múltiple, o infecciones tales como tuberculosis, que conducen a una disminución en la producción de células sanguíneas y plaquetas de la sangre.

La medula osea también puede ser afectada por las diversas formas de leucemia, que ataca a sus células progenitoras hematológicas.

Además, la exposición a la radiación o la quimioterapia destruye muchas de las células que se dividen rápidamente de la médula ósea, y por lo tanto resultan en un deprimido sistema inmune.

Donación y trasplante

En un transplante de medula osea, las células madre hematopoyéticas se eliminan de una persona y se infunden en otra persona o en la misma persona en un momento posterior.

Si el donante y el receptor son compatibles, estas células infundidas se trasladaran a la medula osea e iniciaran la producción de células sanguíneas.

Antes de la terapia de radiación o quimioterapia en casos de cáncer, algunas de las células madre hematopoyéticas se recogen a veces y después se vuelven a inyectar cuando la terapia se terminó para restaurar el sistema inmune.

El trasplante de una persona a otra se lleva a cabo para el tratamiento de graves enfermedades de la medula osea, tales como defectos congénitos, enfermedades autoinmunes o neoplasias.