Xantoma del Tendon

   19/06/2012    Comentarios desactivados en Xantoma del Tendon

Xantoma del Tendon

Xantoma del Tendon

Xantoma del Tendon, es el depósito de material amarillento rico en colesterol en los tendones.

El término se deriva de la palabra griega Xanthos que significa “amarillo”.

Los pacientes se caracterizan por una acumulación notable de los lípidos en células espumosas grandes dentro de la piel.

Los xantomas como tales prevalecen en décadas avanzadas de la vida. Con frecuencia se observa en la piel de las personas mayores en la forma de placas. Tienden a localizarse en particular, en los párpados (xantelasmas) y la frente.

Xantoma del Tendon como síntoma

Los xantomas son siempre la expresión de una alteración del metabolismo de los lípidos (hiperlipoproteinemia) y se caracterizan por un aumento significativo en la incidencia de aterosclerosis y enfermedades cardiovasculares asociados.

Los xantomas se asocian con la hiperlipidemia, (niveles elevados de lípidos en la sangre) tanto primaria como secundaria.

El Xantoma del Tendon específicamente, se asocia con hiperlipidemia tipo II, con la obstrucción biliar crónica, que es un bloqueo en las vías que transportan la bilis desde el hígado hasta la vesícula biliar y el intestino delgado, y con cirrosis biliar primaria que consiste en una inflamación de las vías biliares.

La presencia de un Xantoma del Tendon ( al igual que la de xantomas palmares) representa un muy específico signo clínico de hipercolesterolemia (nivel elevado de colesterol) .

Descripcion del Xantoma del Tendon

El Xantoma del Tendon, también conocido como “xantoma tendinoso” se caracteriza clínicamente por pápulas y nódulos subcutáneos de aproximadamente un centímetro de diámetro, que se encuentran en los tendones de las manos, de los pies, y en el Tendon de Aquiles.

El Xantoma del Tendon está formado por la acumulación de macrófagos sobrecargados de colesterol esterificados (“células espumosas”) que se encuentra en las vainas de algunos tendones, especialmente en el tendón de Aquiles, el tendón rotuliano y en los tendones de los músculos extensores de los dedos.